¿Qué tipos de incontinencia urinaria existen?

Tipos de incontinencia urinaria que existen - Club de Cuidadores

Los diferentes tipos de incontinencia urinaria están determinados por sus causas y sintomatología.  


Encontrar el origen de este problema es clave para abordarlo, ya que condiciona la calidad de vida de muchas personas y cada vez tiene más relevancia en las políticas de salud pública.


¿Qué es la incontinencia urinaria? 


La incontinencia urinaria (IU) es la pérdida involuntaria de orina.


La International Continence Society (ICS) la define como "la manifestación por parte del paciente de una pérdida involuntaria de orina, a través de la uretra, proveniente de la vejiga". 


La IU puede darse de manera temporal o de forma permanente, y representa un problema médico y social con tendencia creciente debido, fundamentalmente, al envejecimiento de la población.


Tipos de incontinencia urinaria y sus causas 


La "continencia urinaria" es el resultado del buen funcionamiento del sistema urinario inferior (vejiga y uretra), así como de los centros nerviosos encargados de su  coordinación y funcionamiento. 


Cuando una o varias de estas partes o centros nerviosos "fallan", aparecen distintos tipos de incontinencia urinaria que pueden clasificarse siguiendo diversos parámetros.


Por ejemplo, la Asociación Española de Urología, en su "Guía de Atención a las personas con incontinencia urinaria", distingue diferentes tipos de incontinencia urinaria según su duración (transitoria o establecida/crónica), momento de presentarse (nocturna, diurna o mixta), cantidad de orina derramada o episodios de incontinencia diarios.


Todos ellos sirven para clasificar la incontinencia urinaria como “leve, moderada o grave”. 


Si tenemos en cuenta su clínica y sintomatología, podemos distinguir entre: 


Incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE)

Se produce por un aumento de la presión intraabdominal al realizar un esfuerzo (toser, estornudar, reír, etc.).


La IUE aparece porque los músculos del suelo pélvico y/o los que controlan la apertura de la vejiga se vuelven débiles o no funcionan, lo que provoca que, cuando hay presión en la vejiga, la orina se escape. 


Incontinencia urinaria de urgencia (IUU) 

Es una pérdida involuntaria de orina, acompañada o precedida por una sensación de ir al baño urgente y repentina que no se puede contener.


Se caracteriza porque no hay tiempo suficiente entre la percepción de la necesidad de orinar y llegar al baño, por lo que la orina se escapa.


Incontinencia urinaria mixta  (IUM)

Es un tipo de incontinencia urinaria causada por una combinación de la incontinencia de esfuerzo y de urgencia: las ganas de orinar se presentan de manera urgente al realizar esfuerzos, toser, realizar ejercicio físico, etc. 


Incontinencia urinaria funcional 

En este caso, las pérdidas de orina no se relacionan con una causa fisiológica o con alteraciones en el tracto urinario inferior, si no con la imposibilidad de ir al baño por problemas sistémicos de tipo físico (movilidad reducida, etc.), cognitivo (demencia, etc.) o farmacológico (toma de algunos medicamentos). 


Incontinencia urinaria transitoria o reversible

La incontinencia urinaria se considera transitoria y reversible cuando la funcionalidad del tracto urinario inferior se ve comprometida temporalmente por causas identificables y tratables, como  infecciones, diabetes mellitus, enfermedades psiquiátricas, estreñimiento, toma de alcohol o café, ingesta de fármacos, etc.


En este último caso, si los pacientes sufren una enfermedad crónica que precisa tratamiento de forma continuada, es posible que la incontinencia urinaria se cronifique.


Incontinencia urinaria por rebosamiento

La incontinencia urinaria por rebosamiento se da cuando la vejiga no se vacía por completo, haciendo que quede demasiada orina en el aparato. Dicho en otras palabras, su vejiga se llena demasiado y pierde orina. 


Este tipo de incontinencia es la más común en los hombres. 


¿Por qué la incontinencia urinaria afecta de manera diferente a hombres y mujeres? 


Se estima que entre el 5 y el 45 % de las mujeres y entre el 1 y el 39 % de los varones sufrirán incontinencia urinaria en algún momento de su vida, unas cifras que  pueden verse acrecentadas en países con una población más envejecida.


La  incontinencia urinaria es más habitual en mujeres, especialmente entre los 60 y los 79 años (23% frente al 19% de los varones), aunque las estadísticas se van igualando conforme la edad avanza.


De hecho, los grupos poblacionales con mayor riesgo de sufrir pérdidas de orina son mujeres, personas mayores de 65 años y personas con una patología neurológica.


Pero, ¿por qué la incontinencia afecta a mujeres y hombres de manera distinta?


La diferencia se debe a cuestiones fisiológicas. 


La incontinencia urinaria en mujeres está relacionada con etapas específicas de su salud que pueden afectar a las vías urinarias y los músculos que las rodean, como el embarazo, el parto o la menopausia,


Además, la uretra de las mujeres es más corta que la de los hombres, siendo más probable que cualquier debilitamiento o daño provoque pérdidas de orina.


Esto también hace que el sistema urinario femenino requiera más cuidados para evitar infecciones


¿Qué tipo de incontinencia urinaria es más común en mujeres y en hombres?  


Incontinencia urinaria de esfuerzo

Este tipo de incontinencia urinaria es más frecuente en mujeres debido a embarazos, partos vaginales, uso de fórceps, histerectomías o prolapsos vaginales que debilitan el suelo pélvico y los músculos cercanos a la uretra.


También puede darse en varones por cirugías en la zona pélvica o la próstata, por la toma de ciertos medicamentos y/o asociada a la obesidad. 


Incontinencia urinaria mixta

Este tipo de incontinencia urinaria también es más común en mujeres, sobre todo a partir de los 70 años. 


Incontinencia urinaria por rebosamiento

De todos los tipos de incontinencia urinaria, la de rebosamiento es la más frecuente en hombres, y generalmente se asocia a obstrucciones urinarias por un agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática). 


Respecto a la incontinencia urinaria de urgencia, la incontinencia urinaria funcional o la incontinencia urinaria reversible, tienen una prevalencia similar en hombres y mujeres, y su aparición suele estar muy relacionada con la edad.


Consecuencias de la incontinencia urinaria en las personas mayores 


La incontinencia urinaria no es una enfermedad grave, pero repercute en la calidad de vida de quien la sufre, pudiendo afectar negativamente a sus relaciones sociales, sexuales y psicológicas.


Por otra parte, cuando la incontinencia se asocia al envejecimiento, existe un mayor riesgo de caídas, fracturas, autoaislamiento, depresión, limitaciones en la vida cotidiana, dependencia y pérdida de la autoestima. 


La IU puede considerarse un problema común en la población general, aunque su prevalencia aumenta con la edad, en mujeres con hijos y tras la menopausia. 


Sin embargo, y a pesar de su impacto, apenas un 20 % de los afectados buscan ayuda médica, asociándose generalmente a personas dependientes.


Hoy en día existen diferentes tipos de tratamientos para la IU, farmacológicos o no farmacológicos, como la rehabilitación del suelo pélvico y las micciones programadas.


Además, los absorbentes son productos higiénicos adaptados a cada persona, y son una solución para mejorar la calidad de vida en caso de incontinencia.


En nuestro blog encontrarás consejos para elegir el mejor absorbente y otras recomendaciones interesantes para cuidadores.